La píldora del día después.

La píldora del día después.

La pastilla del día después, también conocidas como de emergencia, postcoital o postday, son un anticonceptivo que se utiliza de forma ocasional cuando, como uno de sus nombres indica, ocurre una emergencia.

Esta pastilla es un anticonceptivo, no es un abortivo. Y es un anticonceptivo útil cuando los demás métodos anticonceptivos han fallado (se ha roto el preservativo, se ha olvidado las pastillas anticonceptivas, se han producido vómitos, etc…) Nunca debe tomarse como el método anticonceptivo principal. ES UN MÉTODO DE URGENCIA.

Una cosa a tener en cuenta de estas pastillas es que son muy fuertes. De hecho es como si te tomaras cuatro pastillas anticonceptivas… o más de una sola vez. Hacer esto para conseguir el efecto anticonceptivo similar al de una pastilla de emergencia, es dudoso y no todas las pastillas anticonceptivas sirven.
Una vez te has tomado la/s pastilla/s de emergencia, se producen graves cambios en nuestro cuerpo para evitar el embarazo, desajustes que no se acaban de regular hasta los 6 meses después, por eso, no se recomienda nunca, utilizarlas más de dos veces al año.

Un problema de abusar de estas pastillas es que si se toman de forma habitual pierden su eficacia anticonceptiva.

Estas pastillas, al ser tan fuertes, consiguen un fuerte y eficaz efecto anticonceptivo, sobre todo si se toma dentro de las 24 horas después de las relaciones sin protección. Conforme vayan pasando las horas, esta eficacia se reduce, y deja de ser efectiva a las 72 horas después del coito.

Las pastillas del día después, previenen un embarazo no deseado, pero no previenen del contagio contra enfermedades de transmisión sexual, como lo puede ser el SIDA.